10.147 mujeres en Cartagena sufren a causa de su menstruación y junto con SUC cambiamos las reglas.

Según el DANE, 10.147 mujeres en Cartagena tienen dificultades económicas para comprar los productos necesarios para atender su periodo menstrual. De las encuestadas, 1.686 manifestaron haber tenido dificultades para acceder a un baño cercano, privado y limpio para cambiar sus elementos de higiene y atender su período menstrual.

Junto con la Fundación Squash Urbano Colombia, tomamos cartas en el asunto.


El pasado 24 de mayo de 2022 estuvimos en la Institución Educativa Antonia Santos dándole una charla a más de 130 niñas y adolescentes sobre las opciones para la gestión menstrual.



Posteriormente realizamos el Taller de Mi Primer Periodo, Mi Súper Poder a 18 niñas de la Fundación Squash Urbano Colombia en el que aprendimos sobre anatomía femenina, las 4 fases del ciclo menstrual, derribamos mitos y tabúes alrededor de la sexualidad y menstruación y le dimos visibilidad a todas las opciones de gestión menstrual.



¿Por qué la copa menstrual es parte de la solución?

Después de los talleres, hicimos una donación de 40 copas menstruales a las niñas que expresaron querer probar esta opción de gestión Menstrual y contar con los recursos hídricos para esterilizar la copa mes a mes. Y, ¿por qué la copa es parte de la solución?

1 copa menstrual dura 10 años, traducidos a un ahorro económico de largo plazo y a la reducción del uso de productos desechables y contaminantes para el medio ambiente.

¿Niños y hombres aprendiendo sobre la menstruación?

Así es. La Fundación Squash urbano Colombia dio un paso más. Esteban Espinal, director de la Fundacion y comprometido con el desarrollo de hombres conscientes nos pidió que también impartieramos el Taller de Futuros Hombres).


Te contamos más. El primer paso para cambiar las reglas es educar y abrir espacios para hablar sobre sexualidad y menstruación de forma fluida, sin asco, penas ni tabúes. Niños, niñas, hombres y mujeres necesitamos acercarnos a estos temas desde el cuidado, la comprensión y la apertura emocional para lograr una verdadera sanación social y revolución cultural.


Los niños no solo conviven con personas menstruantes, sino que provienen del ciclo menstrual y son indispensables para una planificación activa familiar y para consolidar las bases de igualdad de género.




<