Siente tu cérvix, mídelo y elige tu talla ideal de copa menstrual

MEDIR TU CÉRVIX es más fácil de lo que parece. 👆🏼 Comencemos por lo primero:


La vulva y la vagina han sido confundidas durante años.


Afortunadamente y debido al despertar femenino de los últimos tiempos, cada vez hemos venido conociendo más la anatomía femenina y entendiendo que la vagina y la vulva no son lo mismo y esto es lo primero que debes recordar para ir conociéndote.




Abertura vaginal: la cavidad por donde sale la menstruación 🩸 y los bebés 👶🏼 . Por este canal se introduce la copa menstrual, los tampones (y a tu pareja en caso de haber iniciado una vida sexual activa). Es un canal muscular que que se extiende desde la vulva hasta el cuello del útero.


Vulva: parte externa de tus genitales compuesta por los "labios mayores y menores" o pliegues de piel, el clítoris (órgano diseñado únicamente para darte placer a través de sus 8.000 terminaciones nerviosas) y los demás orificios: además de la abertura vaginal encontrarás el mini orificio de la uretra- por donde sale el PISSS 💦 - y el orificio del ano - por donde sale el poops 💩).


Todas las vaginas y vulvas son diferentes: unas son más estrechas que otras, algunas más profundas, de colores diferentes y con formas de los labios mayores y menores distintas. Cada cuerpo es único e irrepetible. Y esto es mágico ✨



Entremos más profundo, hablemos del cérvix


Si miramos un poquito más profundo, encontramos que al final de la cavidad vaginal hay un tope (si metes tu dedo y tocas el tope, vas a notar que se siente como la punta de tu nariz). Este tope es lo que separa la vagina del útero.


Y a este tope se le conoce como cérvix o cuello uternino; es un pasaje estrecho que mide entre 2.5 y 3.5 cm (por eso es imposible que la copa atraviese tu cérvix y se "pierda" en tu útero"). Su textura es suave y redonda. Se ve así:

Tu cérvix te cuida porque mantiene alejadas de tu útero las bacterias y virus: se abre y se cierra para permitir el paso de los espermatozoides y la sangre menstrual y además es mágica porque produce su propia lubricación (moco cervical ) y crea su propio tapón (llamado tapón mucoso) si quedas en embarazo. *



Como ves, el cérvix tiene su propia vida y cambia de posición a lo largo de tu ciclo menstrual: en todas las fases se ubica de manera diferente y lubrica en distintas cantidades.


El cérvix durante la ovulación


Cerca de 5 días antes de la ovulación comienza a producir moco cervical fértil mediante unas glándulas ubicadas en el canal cervical. Este moco ayuda a que los espermatozoides naden y lleguen sanos y salvos a su destino. En esta fase, tu cérvix se eleva más de lo usual, se vuelve blando y húmedo y es cuando más te tienes que cuidar en caso de que no estés buscando quedar en embarazo.


El cérvix pre-menstrual


Después de ovular y cuando ya no estás en tu ventana fértil, se produce un moco cervical no fértil, que protege tu útero de contraer infecciones. Tus fluidos se vuelven más ácidos durante este momento y la posición de tu cuello uterino comienza a descender y día a día se torna más duro y seco, la abertura se cierra.