Tu flujo te habla

Es tiempo de encontrarte con tus fluidos, valorarlos y aprender de ellos.


El flujo cervical es ese fluido que te acompaña desde tu adolescencia. Quizá te haya resultado molesto tener que verlo, olerlo y hasta tocarlo. Hoy queremos que, por el contrario, lo veas como parte de la comunicación diaria con tu cuerpo.


¿Qué te dice tu flujo cervical?

Te invitamos a que te relaciones con tu flujo y lo observes a lo largo de todo tu ciclo menstrual. Recuerda que cada ciclo menstrual dura entre 24 - 36 días, dependiendo de cada cuerpo y organismo. El día 1 de tu ciclo menstrual comienza el primer día de sangrado. Desde este día inicias la cuenta.


Ahora, ¿cómo observar tu flujo a lo largo del ciclo? Te invitamos a que lo mires diariamente, tanto como el que queda en tu ropa interior como el que se encuentra dentro de tu canal vaginal. Introduce un dedo en tu vagina y observa el color, la densidad, la textura y el olor comprobando su elasticidad y así puedas compararlo con las siguientes características:


🌓FASE FOLICULAR

- Post y pre menstrual

¿Sientes seco, quizá un poco líquido?


Estás dentro del día 1 y 3 después de tu menstruación y tu vagina está un poco reseca.


Esto puede indicar que aún no estás en tu etapa fértil puesto que tu moco cervical ha creado una especie de tapón protegiéndote de infecciones.




¿Tu flujo es opaco y gomoso?

Estás entre el día 4 y 6 de tu ciclo menstrual.


Esto ocurre días antes de tu ovulación. El flujo (que antes servía como tapón), cae como un grumo denso, pegajoso y si lo manipulas mucho se transforma en una bolita que parece pegamento.


Esta es una señal de que aún no estás en tu fase pre-ovulatoria.




Fase Pre ovulatoria

¿Encuentras tu fluido blanco, cremoso y húmedo?


Te acercas a la ovulación y tu cuerpo se encuentra semi-fértil.


A lo largo de esta fase tu organismo empieza a prepararse para una posible implantación del embrión.